Argumentario para la Renta Básica Universal (RBU)

Decir, la RBU se garantiza a cambio de nada, es aceptar que la vida de una persona no vale nada.”

Este argumentarlo nace como un documento vivo que puede y debe cambiarse según las necesidades y conocimientos de los usuarios, para facilitar su discusión se han numerado los párrafos.

DEFINICIÓN MÍNIMA DE LA RBU:

Un ingreso monetario realizado por una comunidad política a todos sus miembros sobre una base individual y sin control de recursos y ninguna contrapartida.

O dicho de otra forma:

Un ingreso pagado por el Estado a todos los ciudadanos o residentes legales en su territorio, de forma individual e incondicional, e independientemente, por tanto, de su forma de convivencia, de sus demás fuentes de renta, y de su participación pasada o presente en el mercado de trabajo, esto es, tanto si quiere trabajar como si no.

A MODO DE INTRODUCCIÓN: LA POBREZA Y EL TRABAJO.

LA POBREZA.

El principio contributivo que, impera en importantes programas de protección social de los actuales estados del bienestar, se inspira en lo que podríamos llamar un modelo productivista, muy ligado al empleo. Con el neoliberalismo este modelo hace aguas, ya que además de mostrarse incapaz de disminuir las situaciones de pobreza y exclusión, favorece además la aparición de nuevas formas de exclusión, como el aumento de la población prescindible y superflua económicamente que lleva a que los trabajadores y trabajadoras se vean obligados a aceptar empleos que los mantienen en la pobreza. Por ello las políticas tradicionales, ligadas al empleo, se muestran inútiles y la mayoría de sus responsables y ejecutores ni siquiera sueñan que con ellas lleguen algún día a reducir la desigualdad y la pobreza. Por el contrario, un programa como el de la RBU con cuantías fijadas al nivel de la línea de la pobreza erradicaría la misma por definición. Los recursos para ello existen, tratándose por tanto de un problema de redistribución de la riqueza.

EL TRABAJO.

Dada la importancia que el trabajo tiene para entender la RBU, para empezar, diremos que la RBU no discute la necesidad material del trabajo, algo que es “de Perogrullo”, sino en todo caso, su mayor o menor importancia en la vida de los seres humanos. El trabajo siempre será “central” en el sentido obvio de que es necesario para la supervivencia material de la especie; en este sentido, hablar de la importancia del trabajo no es más que una simpleza. Conviene insistir por tanto en que la propuesta de la RBU no tiene nada que ver con las fantasías sobre el “fin del trabajo”. Desde la RBU huimos de la interpretación que hace al trabajo sinónimo de trabajo remunerado o empleo, ignorando a los otros trabajos no remunerados, el voluntario y el de cuidados. Además, no proponemos que toda persona tenga un empleo, queremos compartir “los trabajos” y así todo el mundo trabajará menos.

Los argumentos se han separado en cuatro aspectos:

1. Aspectos filosófico-morales. 2. Aspectos sociales. 3. Aspectos económicos y 4. Aspectos políticos.

1. Aspectos filosófico morales.

  • La libertad de los seres humanos.

1) La pobreza, al menos para los miembros de la plataforma, no es solo privación y carencia material, es dependencia de la voluntad y el arbitrio de otros. Es un problema, por lo tanto, también de libertad y por tanto de dignidad.

2) La RBU que posibilita una mayor “libertad” real constituye una condición para la responsabilidad individual y afirmamos que, ninguna desigualdad es justa sin responsabilidad. Dicho de otro modo, solo deberían estar justificadas las desigualdades que son resultados de las elecciones de los individuos.

3) No resulta éticamente defendible que quienes disponen de buenos empleos impongan, la aceptación de unos empleos y unas condiciones que ellos nunca aceptarían y que en la mayoría de los casos la buena suerte natural o social evita que tengan que aceptar. No estamos en un conflicto entre laboriosos y holgazanes sino que estamos ante una cuestión de justicia en la distribución de las oportunidades. La libre elección de profesión se recoge en el Art 35 Constitución española de 1978.

4) La instauración de una RBU supondría una independencia socioeconómica, una base autónoma de existencia mucho mayor que la actual para buena parte de la ciudadanía, sobre todo para los sectores más vulnerables y más dominados en las sociedades actuales (buena parte de las trabajadoras y trabajadores asalariados, pobres en general, parados, trabajadoras voluntarias y de cuidados, amas de casa, etc.).

  • Parasitismo. “El que no quiera trabajar que no coma”.

5) La riqueza de cualquier sociedad es el resultado de las labores de nuestros antepasados y no tanto de cualquier cosa que hagamos nosotros mismos. Una RBU podría verse como un dividendo social derivado de las inversiones y responsabilidades de nuestros antepasados.

6) En la distribución de recursos que tiene lugar en una sociedad como la nuestra, lo que cada cual obtiene se debe a mecanismos azarosos y arbitrarios que nada tienen que ver ni con el merecimiento ni con la contribución individual a la producción social. La herencia material y tecnológica, el carácter social de la producción, la enorme desigualdad de oportunidades de partida, etc., justifican que una parte importante del producto social se redistribuya de modo igualitario en forma de una RBU.

7) No existe una igualdad de oportunidades para acceder al empleo como tal, y menos para acceder a empleos que permitan un mínimo aprovechamiento digno en términos de salarios, promoción, condiciones laborales y recompensas subjetivas como la autorrealización, el reconocimiento o la autoestima. El “gorroneo” es un hecho fundamental de nuestra existencia como seres sociales. El parasitismo, si se define como tomar ventaja de un recurso sin haber contribuido a producirlo, es por un lado inevitable en algún caso, menores de edad, parados y paradas y por otro hasta corriente en nuestra sociedad actual ¿Qué decir de los beneficios obtenidos por las empresas (farmacéuticas entre otras) al patentar conocimiento generado con dinero de todos?

8) Por último creemos que debe existir un igual respeto por todas las concepciones individuales de lo que constituye una “vida buena”, y por lo tanto no autoriza a favorecer o discriminar públicamente ninguna de tales concepciones o estilos de vida. Si todos tienen exactamente la misma oportunidad de no trabajar o de hacer excursiones, la base ética para quejarse del “parasitismo” cae por su propio peso. Solo los involuntariamente empleados podrían tener base para quejarse de que haya gente voluntariamente desempleada y cobrando una RBU; pero con una RBU suficiente, en principio, la situación de “empleado involuntario” tendería a difuminarse bastante. Ver 10) y 29).

  • Derecho y deber de trabajar.

9) Una RBU incondicional, tal como la entendemos en la Plataforma, no es incompatible con el derecho al trabajo, sino únicamente con la obligación de trabajar.

10) Hay numerosos estudios, cada vez más sofisticados, sobre cómo la RBU favorece la justicia social y sobre cómo se podría llevar a la práctica, no ocurre lo mismo sin embargo con las propuestas sobre el deber de trabajar. Hay una razón de fondo para que ello sea así, y es la enorme dificultad con que tropiezan estas propuestas, de obligar al trabajo, aunque este sea socialmente necesario, a la hora de pensar en un diseño de la sociedad que no arroje resultados contraproducentes o éticamente indeseables. El deber de trabajar en el sentido coercitivo es algo indeseable éticamente e impracticable salvo que estemos en un Estado totalitario (volver a los horrores de las “leyes de pobres” de la Inglaterra del siglo XVII y XVIII o de las leyes anti-parásitos de la URSS).

2. Aspecto sociales.

12) Uno de los méritos principales de la RBU es ofrecer opciones entre trabajo, ocio (que no ociosidad) y educación, al mismo tiempo que proporciona más posibilidades de que las personas adopten mayores responsabilidades asistenciales y comunitarias. Si se establece una RBU, todos los modos de vida que se elijan serán igual de valiosos, es decir, el trabajo será valioso, pero no estará sobrevalorado. Una RBU reconocería y proporcionaría ayuda financiera a la masa de trabajadores no remunerados que trabaja en la atención infantil, en la asistencia a las personas mayores y en el voluntariado.

  • Feminismo.

13) La división sexual del trabajo, implica que las mujeres, principales responsables de las tareas de cuidado queden en una situación de especial precariedad e inseguridad. La RBU aunque no abolirá la división sexual del trabajo (ver 18) si vendría a poner fin a esta precariedad al otorgar una seguridad económica que, a diferencia de los pagos directamente asociados con la tarea del cuidar, se extiende a lo largo de toda la vida.

14) Un ingreso suficiente para vivir con dignidad, totalmente individual e independiente de trayectorias y elecciones vitales, pondría fin a la dependencia económica de la mujer que siempre ha sido, y con razón, uno de los principales caballos de batalla del movimiento feminista.

15) La RBU también aparece como una herramienta eficaz en la lucha contra la feminización de la pobreza, otro de los efectos más perniciosos de la división sexual del trabajo.

16) El temor a que algunas mujeres vayan a encerrarse en casa guiadas por una perniciosa ideología patriarcal es un pobre argumento en contra de la RBU que nos recuerda a las críticas contra la ampliación del permiso de paternidad y la implantación del sufragio universal.

17) La RBU abre la puerta a nuevas realidades positivas para la mujer, entre ellas favorecer sus carreras profesionales.

18) Debemos reconocer que poco puede hacer la RBU para erradicar el machismo y la violencia de género como algunas feministas le reclaman. Si bien, como cualquier medida económica, la RBU, actuará sobre estructuras económicas pero indirectamente lo hará sobre el comportamiento humano y es conocido que nuestros valores cambian con el escenario social, un entorno de miseria nos hace diferentes de otro de riqueza, un entorno de guerra distinto de otro de paz, etc. Esperemos que la RBU tenga un efecto positivo sobre aquellos aspectos que influyen sobre la violencia a las mujeres y en general sobre su papel en la sociedad.

  • Ecología y decrecimiento.

19) Desde el modelo de RBU que defendemos optamos por un desarrollo humano respetuoso con la Naturaleza en el que el aprovechamiento racional de tales recursos sea garantía para su conservación y bienestar. En consecuencia, rechazamos tanto el modo de producción capitalista como el ejercido por el socialismo burocrático, así como cualquier fórmula socioeconómica basada en el productivismo y el individualismo generalizado.

20) Una forma de insertar explícitamente nuestra reivindicación de una RBU incondicional y suficiente en la cuestión ecológica; es poner la política en el interior de los límites naturales de la sostenibilidad ecológica, bajo un mínimo productivo la vida es insostenible; pero si aumentamos sin control la producción ninguna vida es duradera, es en ese marco donde queremos situar a la RBU.

21) La RBU, que defendemos, no apuesta por el crecimiento económico capitalista. La RBU que proponemos quiere eliminar la mentira del “trabajo” como factor de integración social y reducir su importancia y el tiempo de trabajo.

  • Las rentas mínimas.

22) El paso por el parlamento en 2017 de la ILP sobre una Renta mínima presentada por CCOO y UGT abre un interesante campo de debate. Si nos dicen que es mejor que nada, debemos estar de acuerdo pero si se compara con la RBU podemos ver que no es un gran avance.

23) ¿Cuál es la ventaja de la RBU frente a otras formas, como la que proponen CCOO y UGT, de intentar garantizar un ingreso mínimo a quienes lo necesitan? Al ser incondicionada, desaparecen los trámites y papeleos. Su simplicidad hace que pueda llegar a todo el mundo, también a quienes nunca han trabajado en la economía formal ni tributado, lo que la convierte en una aportación verdadera y totalmente desgajada del ámbito contributivo, ese sector que nuestro sistema de bienestar privilegia en beneficio de las clases medias y en detrimento de los más pobres.

24) El papel de la RBU es, pues, preventivo: a diferencia de las rentas mínimas condicionadas, no hace falta ser ya pobre para recibirla. Y, sobre todo, no hace falta serlo y, encima, tener que demostrarlo.

25) Otra de sus ventajas es la de ser individual, independiente, pues, de los ingresos del hogar en el que habita su perceptor: esto es importante desde la perspectiva de género, ya que ofrece la posibilidad real de independencia económica a muchas mujeres cuya existencia está hoy vinculada al mantenimiento de una relación de pareja de la que tal vez desean o necesitan escapar. La RB también otorga seguridad económica a las personas –en su mayoría mujeres–que se dedican a cuidar, una opción vital seriamente penalizada en nuestro sistema. Además, su percepción es independiente de si se trabaja o no, a diferencia de la propuesta de las rentas mínimas al uso y, por lo que se ve, de la propuesta de CCOO y UGT, destinada a quienes “queriendo trabajar no puedan hacerlo”.

26) Ante la afirmación de que la RBU tiene menos aceptación social que, por ejemplo, la RMI. La aceptación social es algo que varía muchísimo. Hace unos años el matrimonio entre personas del mismo sexo tenía una baja aceptación social y hoy está plenamente admitido. El sufragio universal no existía en ningún lado hasta que no se puso en marcha en un país.

27) Cualquier medida que mejore las condiciones a corto plazo de la población pobre es bienvenida. Pero la renta mínima propuesta ni soluciona la pobreza de manera contundente ni genera una dinámica positiva debido a las trampas que acarrea. Si una renta mínima quiere generar una dinámica adecuada debería poder llegar a ser una renta básica en el próximo futuro. Por ello puestos a elegir una transición a una RBU sería mejor empezar por una renta básica “familiar” (no individual) inferior al umbral de la pobreza, que cubra a los niños correctamente, pero que sea incondicional y financiada por el cambio del IRPF.

  • Sobre el trabajo garantizado y el trabajo socialmente útil.

28) Sería necesario que las autoridades políticas estableciesen algún criterio normativo para decidir qué actividades se consideran o no “socialmente útiles” para ser incluidas en un programa de trabajo garantizado. ¿Cómo decidir lo que constituye una “contribución legítima” al producto social? Sin duda debería discutirse políticamente, y a ser posible de forma democrática y participativa; pero ello acabaría conduciendo a contradicciones de difícil solución: ¿en base a qué criterios se exigiría una “utilidad social” a los “trabajos garantizados” que no se exige ahora para los empleos existentes?

29) Una de dos, o difuminamos totalmente lo que quiere decir “utilidad social”, o llevamos a cabo milagrosamente una revolución mental y social (mucho más amplia que la que propone la RBU) en virtud de la cual muchas actividades que hoy son empleos “legítimos” deberían dejar de ser consideradas “trabajo” e incluso de ser remuneradas; esto es, debería dejar de considerarse automáticamente como “socialmente útil” todo lo que hoy entra en la categoría de empleo remunerado. Insistamos: ¿por qué permitir que trabajar en bancos privados y compañías de seguro por no hablar de empresas contaminantes del medio ambiente otorga más derechos que cuidar bonsáis, organizar un equipo de baloncesto, o emprender una campaña a favor del pueblo kurdo?

  • Actividad sindical.

30) La renta básica no ha sido una propuesta que haya sido muy bien acogida por los sindicatos mayoritarios y por sindicalistas. Especialmente critican la pérdida de capacidad negociadora, la falta de interés en sus reivindicaciones, la destrucción del Estado del bienestar, la bajada de los salarios, la pérdida de empleos. Respondemos a estas y otras críticas.

31) El poder de negociación individual de los trabajadores, con una renta básica, aumentaría sin ninguna duda, posibilitando la salida del llamado mercado de trabajo cuando las condiciones se consideran inaceptables. Una renta básica podría actuar como una caja de resistencia.

32) El posible conservadurismo de algunos trabajadores con contratos relativamente bien pagados (“es una vergüenza que haya gente que cobre ‘sin hacer nada’ mientras yo tengo que levantarme a las 6 de la mañana para ganarme el pan”), no deberían marcar la política sindical sobre la RBU cuando saldrían ganando un inmenso número de personas con unas condiciones laborales pésimas.

33) Sobre la “destrucción” del Estado de bienestar. Desde nuestra Plataforma, ver manifiesto, nos oponemos a la sustitución de servicios sociales o derechos, es más incluso pedimos el fortalecimiento, del Estado del bienestar.

34) Que los empresarios pujarán para intentar reducir los salarios con una renta básica, es el mismo argumento que se ha llegado a dar por parte de algunos sindicatos en el mundo, para impedir que se instaure un salario mínimo interprofesional. En España nuestros Sindicatos mayoritarios no solamente no lo comparten sino que discrepan de estas afirmaciones. El mercado negro en el empleo es una situación que debe remediarse con otras medidas de política económica ya que afecta a cualquier medida del Estado del bienestar, RMI, RBU, PFEA,..

35) Sin entrar en las perspectivas del empleo por robotización que deben ser consideradas racionalmente en cualquier análisis que se haga sobre el futuro del trabajo remunerado, la RBU, aunque efectivamente desvincula la existencia material del empleo y de los derechos a él vinculados, no es incompatible ni se opone al empleo. Proporciona una forma flexible de compartirlo. A quien trabaja remuneradamente mucho, tiene con la renta básica más fácil reducir su horario de trabajo. El reparto del tiempo de trabajo se vería incentivado porque personas que en algún momento de su vida precisasen de mayor tiempo por distintas razones (cuidado de alguna persona, estudios, descanso…) tendrían mayores posibilidades de elegir con una renta básica que sin ella.

36) Ser partidario del pleno empleo como lo son algunos economistas, políticos y sindicalistas en el Reino de España es admirable, dada nuestra histórica tasa de paro. Además hay que especificar si se habla de un pleno empleo en condiciones semi esclavas o en condiciones dignas. Los sindicatos seguro que apuestan por las segundas, la pregunta es: ¿no es la RBU una medida interesante mientras no se llega a esta situación de pleno empleo en condiciones dignas?

37) Sobre la pasividad de la clase trabajadora que comportaría una renta básica: lo que indudablemente puede constatarse es que la situación provocada por la crisis económica y las políticas económicas, ha provocado una situación de miedo a perder el puesto de trabajo y a aceptar cada vez condiciones de trabajo peores. El efecto “disciplinador” que supone una cantidad muy elevada de trabajadores en paro, actúa de forma implacable. Una renta básica rompería este efecto que usa el capital contra la población trabajadora. Además la sociedad se liberaría del chantaje del empleo que realizan empresarios de todo tipo, véase caso Cosmos en Córdoba. Algo que los sindicatos deberían valorar muy seriamente.

3. Aspectos Económicos.

38) Diversas formas de financiación se han propuesto en las diferentes modalidades de RBU. En nuestro país el estudio más completo se publicó hace más de dos años y se basa en una modificación del IRPF que produce una importante redistribución desde los que más ganan a los que menos. Arcarons et al., (2014) Tras ese trabajo ya prácticamente nadie cuestiona que la RBU es financiable sin producir un hundimiento del país.

39) Mediante una serie de reformas, se puede financiar una Renta Básica para toda la población adulta del Reino de España de 7.500 euros al año, (650 euros/mes) que es el umbral de la pobreza, y una quinta parte (1500 euros) para los menores de 18 años.

40) Muchos economistas, la mayoría de derechas, multiplicaban los 7.500 euros por el número de habitantes de España con lo que salían cantidades exorbitantes. Otros criticaban que incluyera a personajes como Rodrigo Rato, que la recibiría de no estar en prisión, sin decir que ahora cobra cientos de RBU a través de deducciones, mínimos y reducciones de su IRPF y nadie se escandaliza. Se debe saber que hay muchos gastos actuales que no se harían con la Renta Básica, todos los subsidios y prestaciones públicas inferiores a la Renta Básica desaparecen al ser sustituidos por ella. Los más ricos dejarían de recibir deducciones, reducciones y mínimos con lo que pagarán varias veces por la RBU que reciben.

41) Si una persona está recibiendo una pensión de 1.500 euros al mes, se queda con los 1.500: 650 de la Renta Básica y 850 como pensión. Los 650 euros y los 850 euros están exentos de impuestos. Aunque podría hacerse sumando los 650 euros de la RBU, exentos de impuestos a su pensión, pero pagando impuestos por esos 1500 euros que recibe. La persona que recibe un subsidio o pensión de 400, pasará de 400 a 650 euros. La propuesta supone una gran redistribución de la renta de los sectores más ricos al resto de la población: gana más del 70 por ciento de la población menos rica

42) Otras formas de financiación serían posibles, por ejemplo cambiando el IVA pero no hay ningún estudio comparable al de modificación del IRPF que han propuesto Arcarons, et al., en 2014.

43) Sería financiada con un IRPF a tipo único. No obstante si se quiere se puede cambiar el tipo por tramos, pero no es necesario. RBU (libre de impuestos)+ IRPF a tipo único, no tiene nada de regresivo.

44) Permitiría incluso abordar algunos tabúes intocables desde cierta izquierda, como incrementar el IVA o eliminar los tipos reducidos: bastaría incrementar la RBU con el importe que supone el incremento de tipos. Tan injusto es que se suba el IVA del pan a los pobres sin compensarlos como que los ricos paguen el pan a un IVA reducido.

45) La presión fiscal resultante sube un 3-4%, algo admisible cuando nuestro país tiene una diferencia del 8% con el conjunto de Europa. Y a un coste similar a la propuesta del RMI sindical, (12000 millones de euros) pero cubriendo el 100% de los pobres.

46) No afecta al sistema de prestaciones contributivas (pensiones) de la Seguridad Social: la RBU es una prestación que complementa la escasez de las actuales prestaciones, ganas por lo menos lo mismo o más que antes. No obstante, si es un problema no entender esto se pueden poner las prestaciones como un ingreso más imponible, ver 41) y, añadirle la renta básica.

47) Es fácil de gestionar y se cobra anualmente con la declaración del IRPF o mediante cheque mensual o anual aquellos que no hacen el IRPF. Para el 90% de la población, la declaración del IRPF se hace cada mes, en la nómina, la pensión o el subsidio, mediante el sistema de retenciones.

48) Obliga que todo el mundo con ingresos haga declaración de IRPF. Se acaba con la opacidad de los excluidos o autoexcluidos de declarar en un país que cuenta con uno de los sistemas informáticos fiscales más potentes del mundo.

49) Las críticas de que no cubre la dependencia es bastante absurda ya que tampoco cura enfermedades ni educa a los niños. No es su función, aunque se podría incorporar fácilmente un suplemento. Tampoco solucionará el problema planteado por las inmigraciones provenientes de países pobres, deberemos buscar procesos de integración, pero solo la instauración de una RBU en estos países financiada por los países ricos lo haría.

50) No cubre todas las necesidades. Pero cubre muchas más que una renta mínima condicional: evita la estigmatización (¡Soy pobre y un inútil para encontrar trabajo!), la exclusión financiera, la exclusión a la vivienda, la trampa de la pobreza, la trampa de la precariedad, la imposibilidad de emanciparse, de dejar la pareja que te maltrata o de emprender un nuevo proyecto. Todo esto tiene un común denominador que se llama más libertad.

51) No lucha por el reparto del trabajo: es una buena forma de repartir el trabajo remunerado de manera racional ya que se combina el reparto con la renta básica.

52) Con la modificación del IRPF se recuperarían 20.000 millones de euros para gasto social, debemos decidir si lo usamos para acabar con la pobreza de 9 millones y medio de personas con una renta básica familiar que permite además repartir el trabajo, o en otras medidas. Seguimos sin entender por qué pudiendo acabar con todos los pobres, reduciendo el índice de Gini (que mide la pobreza/desigualdad de un país) en hasta 10 puntos, nos tenemos que conformar con menos. Seguro que hay un motivo, pero no alcanzamos a comprenderlo; quizás se quiere seguir manteniendo una masa dócil y dependiente de no se sabe bien de qué o quiénes.

4. Aspectos Políticos.

53) Empezaremos diciendo que la RBU sería por una vez, componente de una política diferente. En palabras de Fernando Savater “La posibilidad de una renta básica de ciudadanía entendida como un derecho social para todos y no como mero subsidio ante la adversidad es uno de los ideales que pueden movilizar en los próximos años tanto las conciencias éticas como los proyectos políticos”

54) Hace ya algún tiempo que la idea de que todo el mundo debe tener un empleo a tiempo completo y tratar de ganar la mayor cantidad de dinero posible dejó de ser razonable, y cada vez se está convirtiendo en un lastre. El neoliberalismo y el crecimiento económico han traído más desigualdad entre los seres humanos del planeta y además ha llevado a un gasto en materias primas absolutamente insostenible en un planeta finito y que lleva al colapso civilizatorio. Es preciso empezar a cambiar ese modo de pensar. En las sociedades democráticas debemos empezar a tomar medidas políticas que nos lleven a ese cambio.

55) Resolver este problema político requiere más inteligencia que voluntad. Debemos crear con inteligencia los escenarios para que actúe la voluntad. Debemos abrir los debates que permitan finalmente que la RBU sea una realidad, y para ello debemos convencer especialmente a las clases trabajadoras y necesitadas de que son el sujeto especialmente interesado y que se beneficiará de poner en marcha estas medidas.

56) A pesar de estos beneficios, la idea sigue siendo polémica. Aunque la apoyen partidos a lo largo y ancho del espectro político, la visión de la RBU que tienen los partidos de derechas y de izquierdas es muy diversa. La diferencia está en cómo se financia. Si recortas el estado del bienestar para financiar una Renta Básica es una propuesta de derechas. Si, en cambio, haces una gran redistribución de riqueza para financiarla, es de izquierdas.

57) La Renta Básica es una propuesta todavía relativamente desconocida en los partidos políticos del Reino de España.

58) Dependerá, como siempre, de cómo lo vea una parte importante de la población. Es significativo que es mucho más conocida popularmente ahora que hace un año o un año y medio y con mucho más apoyo.

59) Sería una medida casi inmediata para asegurar la existencia material de toda la población.

60) Hace dos o tres años, había dos organizaciones políticas suficientemente importantes –“Bildu” y “Anova”- que defendían la Renta Básica abiertamente, “Equo” la defiende. “Podemos” la defendió en las elecciones europeas de 2015 ahora está por una Renta Garantizada. Estamos en un momento crucial para hacer posible su ensayo especialmente en un país como el Reino de España uno de los más desiguales de la Unión Europea, un ensayo que significará además una reforma del IRPF y la lucha contra el fraude fiscal.

ANEXO.

Ensayos de la Renta Básica en el mundo.

  • América del norte.

Indiana, Seattle y Denver entre 1960 y 1970 realizaron varios experimentos los resultados no fueron claros, no hubo un aumento en los gastos extravagantes y sí aumentó la asistencia escolar.

Alaska (1982-actualidad) una RBU financiada por los beneficios obtenidos por el Estado con sus recursos naturales. Las cantidades se mueven alrededor de 1000 dólares/año. Alaska es el Estado con menor tasa de desigualdad en USA.

Oakland 2016.

Un experimento financiado por Y-combinator (un fondo de inversiones) que durará cinco años.

Canadá en Manitoba (1974-1979)

El resultado fue un aumento en el número de estudiantes y mejoró la sanidad, el número de horas trabajadas disminuyó levemente.

Canadá en Ontario (2017)

La provincia canadiense de Ontario (13,5 millones de habitantes) que acoge a las dos ciudades más importantes del país (Toronto y Ottawa) va a experimentar la implantación de una renta universal y mensual de 1.000 dólares canadienses (alrededor de 695 euros). Para ello lo realizará gradualmente, empezando por cuatro zonas de Ontario a partir de la primavera. La medida alcanzará a todos los habitantes de la provincia, independientemente de su nivel de vida. Las personas minusválidas recibirán además una ayuda suplementaria de 500 dólares canadienses, alrededor de 347 euros.

  • África

Namibia (2009-2015)

Diversos programas, financiados por distintas iglesias han sido utilizados para mostrar que un ingreso mensual a grupos de población ha servido para mejorar sus condiciones de vida.

Uganda

Un programa que financiaba a 500 jóvenes entre 15 y 35 años ha mostrado un aumento de los compromisos sociales y económicos.

Kenia y Uganda GiveDirectly (2008, 2016)

El grupo filantrópico GiveDirectly estudia el efecto de una transferencia de dinero a grupos de individuos elegidos al azar. En Kenia, son 6.000 elegidos que están recibiendo una paga a cambio de nada durante 12 años.

  • Asia

Madhya Pradesh, India

Un proyecto de RB comenzó en 2010 implicando a 20 pueblos, en donde ocho recibían todos sus habitantes el ingreso y el resto eran grupos de control. Cuando se comparaban con los pueblos que no recibían la RB, los pueblos con la RB gastaban más en comida y salud, los niños mejoraban sus resultados escolares y se iniciaron nuevos negocios y no había aumentado los gastos frívolos,

  • América latina

Brasil. Bolsa Familia (2004)

Bolsa Familia es un programa de transferencia de ingresos que proporciona ayuda financiera a familias pobres de Brasil, y a cambio, las familias deben asegurarse de que los niños asistan a la escuela y cumplan los calendarios de vacunación. Establecido en 2003 y convertido en ley en 2004

Brasil. Quatinga Velho (2008)

Un proyecto financiado por la organización ReCivitas.

  • Europa

Holanda. (2016)

El programa, que ha sido diseñado conjuntamente por el ayuntamiento de Utrecht y su universidad, se implantará a partir de enero del 2016 y examinará de qué manera cada una de las distintas rentas afecta a la vida de los que las perciben. Los 300 participantes recibirán un cheque anual con una paga de entre 900 y 1.300 euros por familia, dependiendo de su número de miembros. Además, existe un grupo de control que percibirá los mismos beneficios y estará sujeto a las mismas condiciones que cualquier otro ciudadano de la ciudad, como perder el derecho a percibir la paga si no encuentran trabajo.

Este proyecto puede extenderse pronto a otras localidades como Nijmegen, Wageningen, Tilburgo y Groningen, que están esperando permisos de La Haya para poner en marcha sus propios programas de renta básica.

Finlandia (2017)

Ha puesto en marcha un ensayo de la renta básica universal con 2.000 desempleados elegidos por sorteo que, a partir del día 9 de enero y durante dos años, recibirán 560 euros mensuales libres de impuestos de forma incondicional.

Escocia.

Dos municipalidades, Fife y Glasgow, estudian la idea de ofrecer a todos los ciudadanos una renta fija, independientemente de sus ingresos.

Este argumentarlo, ha sido realizado por y para la Plataforma por la RBU en Córdoba, a partir de las opiniones vertidas en diversos medios y artículos entre otros por: Jordi Arcarons, Colectivo Baladre, Diego Llanes, Enrique Lluch, Paula Moreno, José Antonio Noguera, Carolina del Olmo, Félix Ovejero, Rafael Pinilla, Daniel Raventós, Luis Torrens, Wikipedia,…

Participa, opina y así mejoraremos el debate y haremos de la Plataforma una herramienta útil.